Tranvía y Metrocable, un nuevo transporte amigable con el medioambiente para Antofagasta

(por Juan Durán – Futuro Renovable) Este 2015 comienzan los trabajos para implementar los nuevos sistemas de transporte que mejorarán la vida de los antofagastinos. Un metrocable y un tranvía, los cuales según autoridades comenzarán sus funciones a mediados o finales del 2016. 

Los cuales además de mejorar la calidad de vida de los habitantes de Antofagasta, mejorar el sistema de transporte que ya se estaba viendo con problemas, estos nuevos métodos de transporte serán 100% amigables con el medioambiente, dado que ninguno producirá algún tipo de contaminación.

Por su parte el Metrocable ayudará a reducir los viajes de los antofagastinos entre 30 a 90 minutos, dado que su recorrido cubrirá casi 3/4 de la ciudad. Habrá cerca de 16 estaciones ubicadas en diversos puntos de Antofagasta, estaciones en sitios estratégicos como la zona centro, hospitales, universidades, entre otros más.

Contará con cabinas que llevarán hasta 10 personas y estas brindarán servicio para 3mil o 4mil personas por hora.
Este servicio será compatible con el medioambiente, debido a que no emitirá gases ni otros contaminantes, pues será impulsado por energía eléctrica, con un sistema que impedirá incluso ruidos molestos para evitar también la contaminación acústica.

Por otro lado, el Tranvía reducirá los viajes de los ciudadanos entre 30 a 60 minutos, el cual recorrerá casi la mitad de la ciudad.

Contará con cerca de 14 estaciones también repartidas en puntos estratégicos, partiendo desde el sector norte de Antofagasta, pasando por diversos puntos como el Mall, la Municipalidad, terminando su recorrido en la Plaza de Armas.

Vagones que tendrán capacidad para recibir hasta 200 personas en cada uno, (el tranvía contará con 3 a 4 vagones) y podrá atender aproximadamente a 3mil a 5mil personas por hora.

Dicho servicio también será compatible con el medioambiente, puesto que no se moverá por combustibles u elementos de ese tipo, sino que será impulsado por electricidad.

En lo personal cuando esta noticia se hizo oficial en el 2014 me alegré mucho al saber que se impulsará una considerable mejora y actualización en el sistema de transporte de Antofagasta, mi ciudad, la cual ya estaba comenzando a enfrentar problemas debido al atochamiento de vehículos en hora punta y lo demoroso que es recorrer la ciudad de un punto a otro.

Llevándolo a lo personal yo vivo en el sector norte de la ciudad y estudio en el sector sur, por lo cual tardo aproximadamente 1 hora e incluso he tardado hasta casi 1 hora 30 minutos para llegar a clases. Pero con este nuevo sistema, sé que mis viajes se podrían reducir a unos 40 minutos o incluso menos. Tema que representa una gran mejora para miles de ciudadanos que enfrentan situaciones similares o para quienes necesitan recorrer la ciudad de un punto a otro por alguna emergencia y así podrán reducir sus viajes considerablemente.

Por el aspecto negativo considero que el tranvía podría recorrer un poco más y no tener un tramo tan corto. Por su contraparte, el metrocable recorrerá casi toda la ciudad.
Otro aspecto que considero negativo es que podría invertirse para volver estos revolucionarios nuevos transportes, aún más ecológicos.

¿Cómo?, instalando paneles solares en las estaciones para ambos transportes, que estos paneles alimenten dichos puntos, que puedan mover las tiendas que se instalen en ellos, entre otras cosas más, aquello creo que podría ser un impulso aún más grande para el cuidado de nuestro medioambiente.

Otro aspecto negativo, es que tal vez la planificación de construir estos nuevos transportes, podría haber copiado lo que se ha hecho en países de Europa, donde estos mismos tranvía o metrocables, son impulsados por energía solar. Si bien la energía eléctrica no es contaminante, el mover estas enormes maquinas con energía solar, aprovechando la enorme fuente de luz solar que posee Antofagasta los 365 días del año, considero que ha sido todo un desperdicio, sin olvidar que somos nosotros los ciudadanos que a través de impuestos y de sus pasajes, deberán pagar el consumo de energía que tendrán estas grandes maquinarias.

Como conclusión, si bien este nuevo impulso para mejorar el sistema de transporte de Antofagasta es una fantástica idea, será amigable con el medioambiente, ayudará a mejorar la calidad de vida y ahorrar enormes cantidades de tiempo a los ciudadanos. Podría haber sido mucho más ecológico y también podría haberse impulsado no solamente para Antofagasta por ser la capital de la Segunda Región, esto podría haberse también implementado en localidades como Calama, entre otras más.

Por ahora, sólo queda esperar que los trabajos comiencen (a mediados de año) y ver si notarán lo favorable que sería instalar paneles solares que impulsen un porcentaje de la energía que usarán estas máquinas o en su defecto, suministrar el 100% de la energía que utilizarán. Este es un gran paso para Antofagasta en cuanto a transporte y de paso un método de mejorar dicho aspecto de la ciudadanía, protegiendo nuestro medioambiente.

Fuentes  consultadas Creo Antofagasta; RBB;  PlataformaUrbana; AntofagastaSustentable 

Autor. Juan Durán Romero, estudiante de periodismo UCN Antofagasta, periodista del “Diario Antofagasta”, crítico, idealista y lector apasionado.

por Juan Durán Romero – Futuro Renovable| Publicado 8 mayo 2015| Columna Futuro Renovable