México. Políticas Eficientes

barlovento - Luis Enrique Papadimitriou
barlovento - Luis Enrique Papadimitriou

Hace poco tiempo estuve hablando sobre la eficiencia energética como una gran participante en las políticas internacionales de reducción de consumo energético y de la producción energética más amigable con el medio ambiente. Como todos los temas en donde la palabra política va incorporada, este es también un tema muy complicado (Sexenio.com.mx – Barlovento una Columna Verde).

Por supuesto que la “batuta” de este concierto la lleva cada país por separado intentando cumplir con algunas metas internacionales como el protocolo de Kyoto, así que en cada país se lleva las cosas de diferente manera y con resultados muy distintos. Existen políticas agresivas como la “Energiewende” alemana que pretende desaparecer los combustibles fósiles de su mix energético, algunas un poco menos agresivas como la conversión de E.U.A. y China a ser los dos mercados de energías renovables del mundo, a pesar de seguir siendo los dos países que más contaminan, hasta países que intentan iniciar políticas de este tipo que les permitan crecer al mismo ritmo actual y a la vez ir cumpliendo con las diferentes metas en materia energética y desarrollo sustentable, y en este grupo de países entra México con su Reforma Energética y en el que ya se tienen más de 30 normas relacionadas con el tema de eficiencia y Brasil con su gran desarrollo de biocombustibles, autos eficientes y tecnologías renovables.

Aunque la Unión Europea se ha destacado por ser pionera en la integración de políticas de este tipo en varios países, no todos los países siguen dichas políticas en la forma en que debieran y aunque lugares como España e Italia solían ser aclamados al igual que Alemania, ahora se encuentran parados en esta materia por diferentes factores políticos y económicos.

Dentro de todas estas políticas que ya están en marcha en muchos países, los objetivos más importantes se relacionan a la edificación y dentro de esta su buen envolvente para ahorrar grandes cantidades de energía en calentar o enfriar los edificios, manteniendo los niveles de confort necesarios para las personas que habiten o trabajen en dichos edificios. En España por ejemplo, se tiene el Código Técnico de la Edificación (CTE) que toca temas de diseño arquitectónico, envolventes, iluminación, eficiencia de los aparatos a instalar y por supuesto, integración de las renovables; que tiene aplicación en edificios que serán remodelados y en edificaciones nuevas de todo tipo: habitación, servicios e industria.

E.U.A., Canadá, Rusia y los países europeos como ya sabemos son grandes consumidores de calefacción, en especial en el norte de este continente, por lo que ahí se deben de reforzar las medidas de diseño bioclimático, de envolventes eficientes y de uso de equipos de calefacción de bajo consumo para así reducir el uso de energía en los intensos inviernos que ahí se viven, pero en el caso de países en dónde el consumo de calor/frío no es tan grande, como es el caso de México, se deben de enfocar las políticas a áreas como la iluminación, el agua caliente sanitaria (ACS) y el uso de aparatos eléctricos certificados como eficientes. Para temas de iluminación en México ya es posible acceder a la tecnología LED que a pesar de ser algo cara, los beneficios y ahorros que esta genera hacen que se recuperen las inversiones en periodos cortos. En el caso específico de México, pero que se debe de aplicar en todos los países del mundo que tengan una situación solar parecida, se debe de fomentar el uso de calentadores solares para el (ACS) que también logran una reducción drástica en el consumo de gas. Un ejemplo que considero importante es el programa de calentadores solares que maneja la Secretaría de Medio Ambiente del Estado de Aguascalientes, que resultará en grandes ahorros económicos y en grandes reducciones de emisiones atmosféricas y que, aunque pienso se deben de cambiar algunos puntos del programa para su mejora, se debe de empezar a imitar en otros estados del país.

Una medida que debe de ser general es la del transporte, ya que todos los grandes países productores de autos deberían promover políticas que obliguen a las empresas a desarrollar motores de bajo consumo y a invertir en el I+D de tecnologías limpias como los autos eléctricos y las pilas de hidrógeno, además de fomentar un transporte público más eficiente y accesible.

Como ya sabemos, el simple hecho de utilizar energía limpia no será suficiente con el paso de los años, así que entre más rápido se vayan sumando esta serie de políticas sobre energía y sobre su uso eficiente en más países , éstos pueden aportar su “granito de arena” a los objetivos internacionales relacionados con el desarrollo sustentable.

Fuente Sexenio.com.mx – Barlovento Una columna Verde – por  Luis Enrique Papadimitriou| Publicado 10 marzo 2015 | enlace a la fuente de esta Información