Adriana Serquis : “Buscamos optimizar técnicas para que las energías limpias sean más eficientes”

Adriana Serquis - img patagoniaambientalcomar
Adriana Serquis - img patagoniaambientalcomar

Buenos Aires – Adriana Serquis, investigadora independiente del CONICET en el Centro Atómico Bariloche, será galardonada con el Premio L’Oréal Unesco Por las Mujeres en la Ciencia, por su trabajo “Técnicas avanzadas de Caracterización de Materiales para Energías Limpias”(PatagoniaAmbiental).

La ceremonia se realizará hoy a las 11:30 en el Salón Azul del Senado de la Nación, y estará encabezada por el Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao.

El proyecto de Serquis procura generar más conocimiento en tecnologías de energías limpias a través de la capacitación de recursos humanos. Su tema de investigación, consideró el jurado, resulta imprescindible en el marco de la problemática global derivada del uso de combustibles fósiles y, en particular en nuestro país, para mantener la competitividad y aportar soluciones a los problemas energéticos nacionales.

“Nuestro objetivo final es hacer más eficientes los distintos tipos de energía, porque eso va a tener impacto ambiental”, asegura Serquis a Tiempo Argentino. Su proyecto se centra en la utilización del hidrógeno como vector energético y en la generación de energías menos contaminantes a partir de conversiones electroquímicas o del uso de superconductores. “En la Argentina, el porcentaje de uso real en la matriz energética de energías limpias es bajísimo”, añade.

Por eso, para que estas tecnologías de energías limpias avancen es fundamental investigar como optimizar los materiales y resolver los problemas de escala, degradación y altos costos que aún presentan. El proyecto presentado por la doctora Serquis propone optimizar estas técnicas para continuar con el estudio de los materiales que conforman tanto las celdas de combustibles de óxido sólido (SOFC) como los cables superconductores, y los procesos que ocurren en las zonas de contacto entre los componentes.

Las celdas SOFC son parte de dispositivos electroquímicos altamente eficientes para obtener energía eléctrica, mientras que los cables superconductores transmiten energía sin pérdidas, son capaces de almacenarla y generar campos magnéticos para aplicaciones en equipamiento médico con menor costo energético.

“Este premio nos sirve para que todo el equipo pueda formarse en centros avanzados de otras partes del mundo y, especialmente, es bueno para los más jóvenes”, señala Serquis, quien coordina un equipo de diez personas en Bariloche pero que trabaja en colaboración con otros grupos que estudian el tema en Buenos Aires y Bahia Blanca. “Al mismo tiempo –agrega–, tener cierta visibilidad nos da la posibilidad de conseguir nuevos fondos para seguir avanzando.”

Serquis se recibió de licenciada en Física en la UBA e hizo su doctorado en el Instituto Balseiro. Desde hace 20 años que vive en Bariloche, por desarrollo profesional y “elección de vida”, destaca. Su área, si bien es “políticamente correcta”, no siempre ha contado con el respaldo necesario. Actualmente, distingue, el CONICET ha puesto el tema dentro de las áreas prioritarias del plan Argentina Innovadora 2020.

En la jornada de hoy también se entregarán dos menciones especiales a las doctoras María Luján Ferreira, investigadora principal del CONICET en la Planta Piloto de Ingeniería Química de la Universidad Nacional Del Sur (Bahía blanca), por su trabajo de investigación “Combinación de nano y biotecnología en aplicaciones de materiales magnéticos como soportes o absorbentes”; y a Silvia Marcela Ceré, investigadora independiente del CONICET en la Universidad Nacional de Mar del Plata, por su trabajo de investigación “Modificación en la micro y nano escala de superficies metálicas para fines biomédicos: materiales oseointegrables”.

“Las tres investigadoras premiadas pertenecen a instituciones del interior del país. El carácter federal de esta 8° edición nos permite reforzar nuestro compromiso de apoyar a las mujeres científicas que desarrollan sus proyectos de investigación en todo nuestro país”, declaró Silvia Tripoloni, directora de Relaciones Públicas y Comunicación de L’Oréal Argentina.

Una apuesta a las investigadoras

El premio L’Oréal Unesco fue lanzado en el año 2007 y su principal objetivo es el de reconocer y apoyar la excelencia del trabajo de la mujer en el ámbito científico, y promover la participación de las mujeres en la ciencia a nivel nacional. Este año fueron convocados proyectos en Ciencias de la Materia, que abarcan las especialidades Ciencias Agrarias, Hábitat, Informática, Ingeniería civil, eléctrica, mecánica e ingenierías relacionadas, Ingeniería de procesos industriales y Biotecnología. La ganadora fue elegida por un jurado conformado por especialistas en las materias y representantes del CONICET.

“Nuestro país ha avanzado en políticas de igualdad de género y la continuidad de estos proyectos reivindica el rol de las investigadoras en la generación de conocimiento. Actualmente, en el CONICET los números de investigadores por género se han equilibrado, pero aun así apostamos a una política de promoción de la inclusión y el reconocimiento de la mujer en el ámbito científico”, indicó el doctor Roberto Salvarezza, presidente del CONICET.

Premiadas

29 argentinas han sido laureadas con el Premio L’Oréal UNESCO en 16 años del programa, de un total de 82. Además, más de 2000 científicas de 110 países recibieron apoyo.

FUENTE: Tiempo Argentino| Publicado 18 noviembre 2014| Enlace a la fuente de esta Noticia