El Cambio Climático “Chile ante una Solución Posible”

(Columna Futuro Renovable) Hoy en día nadie discute lo inminente del cambio climático y de las consecuencias que éste está trayendo a nuestras sociedades. Es de tal magnitud y trascendencia su importancia que el debate ha llegado al foro más trascendente que la humanidad se ha dado para canalizar sus preocupaciones más importantes y globales: las Naciones Unidas.Recientemente, el 23 de septiembre pasado, en su sede de Nueva York se realizó una cumbre con la participación de los gobiernos, las instituciones financieras, las empresas y la sociedad civil del mundo para activar y acelerar la adopción de medidas en relación con el clima. El Secretario General -Ban Ki-moon– pidió que acudieran a la Cumbre con anuncios y medidas audaces destinados a reducir las emisiones, reforzar la resiliencia al cambio climático y movilizar la voluntad política para llegar a un acuerdo jurídico significativo en 2015.

En el portal de la convocatoria se decía “El cambio climático no es un problema lejano. Ya es una realidad, que tiene consecuencias evidentes en la vida de las personas. El cambio climático está creando trastornos en las economías nacionales por los que hoy estamos pagando un precio muy caro, y en el futuro pagaremos un precio aún mayor. Sin embargo, cada vez se reconoce más que en la actualidad disponemos de unas soluciones asequibles y ampliables que nos permitirán dar un gran salto cualitativo hacia unas economías más limpias y resilientes.”

Dentro de las múltiples participaciones que se dieron cita ahí, China -el segundo país con más emisiones contaminantes del mundo-, anunció que para 2020 pretende reducir en un 40% la intensidad de sus emisiones de carbón; Brasil pidió la adopción de un acuerdo climático universal, ambicioso y vinculante; Obama, presidente de los Estados Unidos declaró que el cambio climático es la amenaza que más define al siglo; México indicó que la atención al cambio climático es un compromiso de Estado; igualmente, nuestra presidenta, Michelle Bachelet, informó sobre el compromiso de Chile para reducir en un 20% las emisiones para 2020; el mismo Ban Ki-moon alentó a toda la comunidad internacional a invertir en soluciones al cambio climático.

En este sentido es que recientemente en nuestro país se realizó el lanzamiento de la Tecnología Miklos, cuyas características van en estrecha sintonía con la solución del problema de las emisiones de diversos Gases de Efecto Invernadero de origen industrial, ya que demostró que a partir de un proceso relativamente sencillo, es posible reducir al menos en un 96% de las emisiones del Dióxido de Carbono emitido por una fuente fija, así como de otros gases ácidos; que además, es capaz de generar subproductos comercializables de alta demanda en diversas industrias.

Esta tecnología de origen mexicano, desarrollada en Chile a nivel piloto con el apoyo de CORFO y de ORANGE Investments Ltda., empresa chilena de apoyo a proyectos de inversión, fue presentada recientemente por su inventor, el investigador y académico mexicano Dr. Tomás Miklos, quien indicó que frente a otros métodos o caminos existentes en el mundo para solventar el problema de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de origen industrial, la Tecnología Miklos ofrece una vía de solución integral y de breve plazo, que a diferencia de otros métodos, no sólo no implica un costo mayor, sino que representa una magnífica inversión que reditúan altas tasas de rentabilidad; ya que además de reducir las emisiones de Dióxido de Carbono al mínimo, permite la obtención y comercialización de diversos carbonatos, como pueden ser el carbonato de calcio precipitado que presenta una tasa interna de retorno (ROI) de 47%; o el de magnesio 67% y/o el carbonato de litio 65%. Este último, de especial interés para Chile por los grandes yacimientos que existen en el país de dicho metal y porque al ser éste el segundo metal más ligero existente, está llamado a ser el elemento base de los receptáculos de energía necesarios para casi todos los artefactos móviles que requieren de energía en nuestra vida cotidiana, tales como: celulares, computadores, automóviles, vehículos de transporte masivo, etcétera.

En síntesis, esta tecnología revierte el CO2 en carbonatos diversos –calcio, magnesio, litio, sodio, potasio, boro, etcétera- varios de los cuales son utilizados masivamente en múltiples procesos industriales –vidrio, textiles, papel, plásticos, baterías recargables, retardadores de fuego, pinturas, medicamentos, etcétera-, que, en el caso particular de Chile, en alguna medida se recurre a su importación, pues no se producen en el país en cantidades suficientes.

Esta tecnología representa una alternativa viable, posible y rentable para Chile, que solo está a la espera de quien tome la iniciativa en el mercado chileno para escalarle a nivel industrial y transformar sus empresas de contaminantes y generadoras de dióxido de carbono, a empresas “verdes”, libres de este componente, que además contribuyan a satisfacer el mercado nacional e internacional de carbonatos útiles para otras industrias. Con ella, Chile podría declararse en breve lapso libre de Dióxido de Carbono, por ahora de fuentes industriales y más adelante de los medios ganaderos, agropecuarios y del transporte.

La Solución Miklos representa una contribución trascendental para que el mundo logre resolver, e incluso revertir, el grave problema del Cambio Climático y sus amenazantes consecuencias potenciales.

El reto ahora, es pasar de los discursos y las palabras a los hechos, contribuyendo con ello, a que Chile se ponga a la vanguardia mundial de la captura eficaz y rentable de CO2 y de la lucha contra el cambio climático planetario y sus consecuencias. El problema no es menor, quizá la actual generación no sufra significativamente dichas consecuencias, pero lo que sí es innegable, es que si no se actúa de inmediato y con celeridad, la siguiente generación y más aún la subsiguiente, se verán enfrentadas a grandes calamidades que muy probablemente pondrán en serio riesgo su viabilidad y hasta su existencia. Actuar ahora es nuestra responsabilidad, y en este caso, esta tecnología representa una verdadera oportunidad para coadyuvar significativamente a la solución del cambio climático.

Perfil del Autor. Juan Carlos Palafox Pérez de Salazar, es consultor internacional en temas de cambio climático y calidad de la educación, actualmente Director Ejecutivo de ZEROCARBON en Chile (www.zerocarbon.cl). Contacto  jcpalafox@zerocarbon.cl   **Más Información sobre el Autor AQUÍ **

Fuente Futuro Renovable | escrito por Juan Carlos Palafoz Pérez de Salazar | Publicado 15 octubre 2014 |